Microeconomías locales

Aunque en un principio pueda parecer una opinión incómoda, mi querida bloguera Cat (filipina residente en EEUU) hace un buen resumen de lo que supone optar por la compra electrónica a los grandes almacenes logísticos (que venden de todo y a todos) en vez de la compra local. Hay varios puntos que ella destaca:

  1. Que la compra a golpe de click tiene el peligro de ser impulsiva.
  2. Que estas compras en ocasiones pueden llenarnos de objetos que luego hay que devolver, o regalar, o que terminan guardados en un cajón.
  3. Que tienen también el peligro de llenar las carreteras de vehículos de mensajería casi vacíos que complican el tráfico para todos (por la urgencia de acortar los plazos de entrega).

Pero además de todas estas consideraciones que son esenciales, observamos que el peor de los peligros es el de no generar riqueza a nuestro alrededor, de forma local. Por eso animo a conocer el tejido empresarial de la zona donde uno vive y comprar aquello que se necesite y que se esté fabricando cerca ¡a igualdad de calidad y prestaciones, por supuesto¡. Me comprometo a hacer una lista de empresas productoras cercanas que venden online o en tienda física, que nos pueda servir de guía. Y seguro que no es más caro, ¡considerando también los beneficios colaterales¡

No se trata de denostar el comercio electrónico sino de que se utilice solo cuando no haya otra opción y también se trata de que antes de cada compra…………… ¡pensemos¡.