El ejemplo del confeti

Confeti hecho taladrando hojas de árbol caídas

He observado que un gran beneficio que podemos hacerle a nuestra economía y al planeta es la reutilización de cualquier producto o de cualquier bien. En general me apasiona descubrir nuevos modos de reutilizar las cosas para usos diferentes del inicial. Es evidente que la reutilización más simple es para el mismo uso o parecido: cuando guardamos juguetes en una caja de zapatos o aceite usado en una garrafa de agua, pero cuando se trata de un uso diferente requiere más de nuestra creatividad.

El ejemplo que he encontrado del confeti de la foto, hecho con hojas caídas, es inspirador, pues en vez de utilizar la celulosa del árbol que hay que talar utiliza lo que el árbol ya ha dejado caer. De modo que si estás preparando una fiesta en la que pensabas usar confeti de papel, puede ser una gran idea ir a recolectar hojas de distintos colores y taladrarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *